Barbie vestida de “Movida madrileña” … looks de Carolavintage.com

Si, lo confieso. Jugué hasta los 13 años con Barbies. En realidad a escondidas  hasta los 15.  Esto era secreto, bueno, ahora ya no.

No sabría decir cuantas muñecas Barbie llegué a tener, pero durante unos cuantos años se convirtieron en mi mundo. Solo pensaba en ellas.  Ninguna de mis hermanas aguantaba las jornadas maratonianas de 12 horas con las Barbies. De mis muchas primas, solo una igualaba mis niveles de frikismo. Nos compenetrábamos bien, porque nos gustaban Barbies diferentes. No habían fricciones entre nosotras. Tengo otra prima a la que le gustaba jugar con Ken. A nosotras nos venía fenomenal, porque así nuestras Barbies tenían novio. Ken era el gallo del gallinero. El mío,  se sabía un tipo afortunado, tocaba a 20.

Barbie Gran Gala, Barbie Romance, Barbie Cara de Angel, esos eran los nombres de las muñecas con las que jugaba. Ahora los nombres me dan risa, pero es que Barbie es así.

Pese a que la mayoría de nosotros, el nombre Barbie nos evoca a color rosa y purpurina, con este post, quiero demostrar la versatilidad de esta gran muñeca.

He convertido a mi colección en “Barbie movida madrileña”.  Como veréis  no tienen nada que envidiar a Bibi Andersen, Rossy de Palma, o incluso Alaska. Podrían haber tenido papeles incluso en las pelis de Almodóvar de finales de los 70 principios de los 80: Tupés y maquillajes excesivos, imposibles melenas cardadas, animal print, botines blancos. En fín, todo tan encantandadoramente 80´s que pierde el punto hortera!

Para terminar una foto de la familia, con looks vintage

Nota. Mis Barbies ya pasan de Ken. Lo tienen demasiado visto. Prefieren a su primo que es cantante en un grupo punk.